Últimas Noticias | 
| El aumento de casos de femicidios reclama una reforma de la legislación [El Tribuno Salta]

ONU Mujeres Argentina advierte que se debe sensibilizar a la población, cambiar las normas y promover estadísticas. Legisladores y sociólogos cuestionan la figura de “crimen pasional”, que pone en duda a la víctima y justifica al agresor.

lunes 02 de enero de 2012 Nacional Carina Costello, El Tribuno
RECLAMO MUJERES MARCHAN PIDIENDO QUE NO HAYA MAS CRIMENES.

La historia de mujeres asesinadas por sus parejas parece ser reciente. Muchos tienen en la memoria el caso más reciente ocurrido en La Plata: el crimen de las cuatro mujeres -abuela, madre, nieta y amiga- que se cometieron el pasado 28 de noviembre. También el de la joven de La Pampa que se casó con su violador, quién la mató a días de salir de la cárcel. Pero esta historia va mucho más allá.

Desde fines de 2010, el incremento de femicidios es notorio. Los primeros casos que salieron a la luz y tuvieron una gran repercusión en los medios fueron los de mujeres quemadas: el más renombrado de todos, el de Wanda Taddei, esposa de un exmiembro de Callejeros, quien murió quemada.

Taddei fue rociada con alcohol y prendida fuego frente a sus hijos. Y los casos se multiplicaron. Según estimaciones de la ONG La Casa del Encuentro, que lleva adelante un relevamiento de asesinatos de mujeres cometidos entre enero y octubre de 2011, fueron asesinadas 237 mujeres en ese lapso.

En el 80% de los casos, los femicidas son conocidos de las víctimas: la mayoría de estas mujeres murieron a manos de sus exparejas. El crimen fue el último paso de una serie de agresiones previas. Muchos de estos asesinatos se dan cuando el hombre advierte que “ha perdido el control”.

El fin de la pareja y el alejamiento obligado y definitivo del seno familiar hacen que el hombre reaccione de la manera más violenta.

Desde la visión jurídica, estos crímenes son denominados de reacción violenta. Y muchas veces logran penas menores. Esto quiere decir que “pierden la cordura” y “no saben lo que hacen”.

Al respecto, la socióloga Florencia Rodríguez, explicó a El Tribuno que el femicida “no es un loco”.
Rodríguez, mención de honor del Observatorio sobre Violencia de Género, advierte que “el agresor no es un loco, es un hombre como cualquier otro. No todos los violentos son enfermos mentales, alcohólicos o adictos. Puede ser tu hermano, tu vecino, tu padre, tu amigo. Esa es la realidad y en su racionalidad, este crimen pudo ser la forma la lastimar a la mujer a la que ya venía vulnerando desde hacía muchos años”.

En el caso de Salta, tal como informó El Tribuno, las cifras de violencia la ubican como la provincia que más víctimas fatales tuvo por habitante en todo el país.

De enero a octubre de 2011 asesinaron a 15 mujeres y niñas. Las muertes son casi el doble que en el mismo lapso de 2010.

Desde principios de año y hasta noviembre, Salta tuvo una mujer muerta cada 80.963 pobladores. Le siguen Santa Fe con un caso cada 138.000 ciudadanos y Córdoba con uno cada 183.000

Qué hacer

En la última semana de 2011 se siguieron sucediendo femicidios. Bajar estos números es el gran desafío. Cómo hacerlo es el principal interrogante.

Un cambio cultural dado a través de un giro en la educación de los niños y niñas es el paso que puede resolver estas situación a futuro. Pero mientras esto pasa, hay acciones concretas que se deben tomar día a día. Luz Aquilante, responsable del Equipo País de ONU Mujeres Argentina, advierte que los crímenes contra mujeres, adolescentes y niñas se vienen elevando desde 2009, cuando se registraron 231; en 2010, 260; en 2011, hubo 237 femicidios y, cada vez más, las víctimas son niñas y adolescentes. La especialista le explicó al El Tribuno una serie de acciones que se deben tomar.

“Como primera medida, hay que sensibilizar a la sociedad. Mediante campañas, spot publicitarios y programas educativos sobre la relevancia de este tipo de crímenes de lesa humanidad, desde una perspectiva de género y derechos humanos”, explicó. “Además, hay que sumar una reforma legislativa”, agregó.

Fuente: El Tribuno, Salta